Blogia
Joaquim de Catalunya

El caos francés es cuestión de ‘pelotas’

 

El caos francés es una cuestión de ‘pelotas’

 

 

Es posible que podamos afirmar sin temor a equivocarnos, que a muchos franceses, si les pusieran un circo, les crecerían los enanos. Y a la mayoría se les cae la cara de vergüenza, la ajena, claro. Me explico. Después del presunto espectáculo de Nicolás Anelka, con sus lindezas para su seleccionador Sr.Domenech -del cual dudo de su capacidad como seleccionador- pudimos ver la dimisión del delegado de la Federación Francesa de Fútbol, el Sr. Valentin en Sudáfrica, ya que los jugadores le dieron el plante a Raymond Domenech, negándose a entrenar, dando con razón o no, su apoyo al compañero y jugador Nicolás Anelka. Poco antes de este enésimo episodio, el capitán del equipo francés, Evra y el preparador físico, el Sr. Duverne, también habían protagonizado una nueva discusión. Hoy 24 de junio, la Ministra de Deporte francés, la Sra. Bachelot ha manifestado que el gobierno no tiene la potestad para cesar al Presidente de la Federación Francesa de Futbol, el Sr.Escalettes y que la dirección del organismo "depende de un proceso democrático", aunque advierte que este podría quedarse en minoría. Entonces nos preguntamos: ¿Cual es su autoridad o cuales son sus responsabilidades y competencias como Ministra de Deportes? 

 

Anelka Domenech

Anelka y Domenech (L’Equipe)

 

 

Francia no merecía estar en el mundial, ya no solo por la famosa mano de Henry que la clasificó injustamente, sino que después de Zidanne y otros jugadores, Francia ya no ha tenido equipo. Probablemente ahora se esté haciendo justicia. Y algunos dirán: a su casa, que es ‘fotin’ y seguramente con razón. Pero para mí, el problema en sí, ya viene de cuando Francia se proclamo campeona del mundo y este hecho –notable- se hizo un asunto de estado. Ahora y antes, ser campeona del mundo, no era ni tenía de hacerse una es una cuestión de estado. Ahora solo se están pagando las consecuencias de una mala política deportiva. El futbol -22 hombres de pelo en pecho en calzoncillos -nunca puede ser una cuestión de estado. Ni aquí, ni en la China. Si no ya estaríamos hablando de otra cosa, que no es futbol, por mucho dinero que este genere y mueva. Y si solamente fuera así, o sea dinero, sería puro negocio. Entonces apaga y vámonos.

Ahora algunos franceses que presumían de ser campeones mundiales o sea, casi los mejores de cada casa, estas flores y los claveles de victoria, se les han vuelto en contra de ellos, en forma de espadas y cuchillos.

Ahora en el tejado de Nicolás, pero el del otro Nicolás, el presidente de la nación gala, hay un patata demasiado caliente y no es precisamente un balón. Y el mismo presidente francés, dentro de este baile-circo lamentable y triste pide la "renovación" del fútbol francés tras el desastre de Sudáfrica, mientras la sociedad francesa tiene de capear como puede, la otra noticia de la semana trágica francesa: La evasión de capital, con tráfico de influencias de la rica heredera del imperio cosmético L’Oreal, donde podría estar salpicado el mismo presidente francés.

Sarkozy, tiene desviar la atención con el ‘deporte’ y quiere hablar con el blaugrana Thierry Henry en el Palacio de Eliseo ¿Hablarán de famosa y lamentable mano del delantero blaugrana? ¿O hablaran de dinero negro? Con perdón.

Realmente creo que la ciudadanía francesa, se merece más respeto y coherencia por parte de los poderes, ya sean políticos, sociales o deportivos. Claro que también podemos pensar en la falta de orgullo deportivo, de casta o de exceso de soberbia por parte de los mismos deportistas y a la vez algunos medios de comunicación, han hablado de racismo dentro del y fuera del equipo, cosa que podría llegar a entender, por las colonias francesas pero no comparto en absoluto ningún tipo de xenofobia o racismo.

Nicolás Sarkozy tiene que defenderse lo casi indefendible, como buen abogado del diablo, la integridad de la familia de su Ministro de Trabajo, Sr. Eric Woerth, ya que la esposa de dicho ministro, asesoraba a la heredera del grupo L’Oréal, la Sra. Lilliane Bettencourt -una de las fortuna más importantes del mundo 17.000 millones de Euros- mientras este era Ministro del Presupuesto y así la Sra. Bettencourt podía desviar y evadir cientos de millones euros a las Islas Seychelles y a Suiza, con un buen ‘asesoramiento ministerial’ y con total impunidad. El aun ministro Eric Woerth ha negado que haya recibido dinero y dijo que cualquiera podía contribuir a su campaña.

El escándalo que puede llegar muy lejos, empieza con las grabaciones hechas por el mayordomo Pascal Bonnefoy (20 años al servicio de Liliane Bettemcourt y hoy arrestado) a su ‘jefa’ Lilliane, mediante un pequeño magnetofón escondido en el forro de su chaqueta. De ahí salió que la mujer del ministro Eric Woerth trabajaba para la gran heredera y que tenía estas mencionadas cuentas en Suiza y en las Islas Seychelles.

Sarkozy tira pelotas fuera, ya que la Sra. Lilliane Bettencourt, ha reconocido tener cuentas en paraísos fiscales pero de momento no sabemos si ha reconocido las acusaciones de trato de favor por parte de su amiga, la ‘ministra consorte’ Sra. Woerth. ¿Por qué Sarkozy defiende con tanto empeño a sus ministros? Muy sencillo. Tiene de defenderse el. Ya que en el final de una de las grabaciones del mayordomo la Sra. Bettencourt pregunta a su ‘asesora ministerial’ la Sra. Whoerth: ¿Y Nicolás Sarkozy? La respuesta es demasiada clara: "Ya, de él nos encargamos. Él está al tanto de todo". ‘Olala la France’

Sarkozy se podría ver envuelto en una red de evasión de capital, donde presuntamente saldría su nombre, con una de las mayores fortunas del mundo la cual se ha visto envuelta en las acusaciones de su propia hija. En las grabaciones a Bettencourt, presuntamente presentadas ante la Justicia por Françoise Bettencourt-Meyers (hija), se alude al entonces Ministro de Presupuesto Sr. Eric Woerth, en relación a los intereses inversores de la heredera de L’Oréal, aunque, por el momento no se le vincula con actividad ilegal alguna, según el contenido revelado de las conversaciones.

En lo meramente ‘deportivo, si así le podemos llamar, Francia se clasificó con trampa y ha hecho el ridículo. Punto. Lo demás es poner cortinas de humo sobre el/los ministros y otros cargos deportivos que mirar en los otros asuntos mucho más importantes para el prestigio de Francia, que hoy por hoy no se merece ser el hazmerreir de Europa. Todo lo que se puede añadir en materia de ‘pelotas’, sean como sean las pelotas o los pelotazos, me parece un insulto a la crisis y a la ciudadanía francesa.

Delante de estos atropellos, seguramente al final imperará la razón y a los jugadores de Francia, en relación a las primas prometidas y ahora discutidas, otro asunto que trae cola – con todo mi respeto y educación y respeto, pienso que es bueno a veces el ‘ajo y agua’. Aunque en plano económico también es discutible y casi un ‘atentado’ en tiempo de crisis, que el Sr. Laurent Blanc cobre como reluciente Seleccionador Nacional de Francia, la módica cantidad de 100.000’- euros al mes, (dicen que es un sueldo inferior a lo que se podría esperar, si entrenase a un club como el Barça o el Madrid). Pero un poco más alto si lo comparamos con el sueldo del Sr. Montilla o del Sr. Zapatero que ‘solo’ cobran unos 160.000’- euros al año. Vergüenza.

La sociedad francesa está indignada, y con razón tanto a nivel político, social como a nivel deportivo. Espero y deseo -hablo en todo momento con el cariño que proceso al pueblo y al país galo- que impere el sentido de responsabilidad y la necesidad de unos ceses dentro en algunos ministerios y estamentos deportivos y que a la vez Francia, pueda seguir creyendo y presumiendo mucho más si cabe de aquella libertad de hace más de 200 años, de una fraternidad e igualdad entre blancos y negros (franceses todos), de la honradez de sus representantes políticos y deportivos, sin ningún tipo de odios ni racismos. Porque seguramente algún día, usted, amigo lector y yo nos gustará saber de verdad, lo que realmente sucedió con el dinero de los perfumes y cremas rejuvenecedoras de l’Oreal (París) que usan nuestras esposas y lo que hubo entre el Sr. Anelka y el Sr. Domenech. Porque todos queremos saber, quién de los dos personajes, mandó a quien, este recado:…. “Va te faire enculer, sale fils de put…!’ con perdón…

 

Joaquim Pedret i Rovira

Fotograf i Escriptor

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres